El efecto del cortisol: ¿El entrenamiento funcional HIIT te estresa?

El entrenamiento en intervalos de alta intensidad o entrenamiento HIIT puede producir resultados sorprendentes. Pero, como todo, es mejor con moderación.

El entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT) ha sido aclamado como una forma eficaz de mejorar muchos aspectos de la forma física.

Pero sin una recuperación adecuada, el ejercicio intenso puede conducir a niveles elevados de cortisol en el torrente sanguíneo y a un aumento de los síntomas de estrés físico, incluso cuando no se está realizando el ejercicio.

¿Qué es el cortisol?

El cortisol es una hormona producida por las glándulas suprarrenales que se encuentran por encima de los riñones y su función es la del control del estrés y el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Durante un entrenamiento HIIT, el cerebro percibe que estamos sometidos a un cierto estrés y se liberan varias hormonas, entre ellas el cortisol. La liberación de cortisol activa el sistema nervioso simpático, generando una respuesta de lucha o huida.

La respuesta del sistema nervioso simpático ante el estrés fue la clave de que los antepasados prehistóricos sobrevivieran ya que proporciona una energía inmediata en nuestros cuerpos para poder hacer frente a esa situación de peligro o estresante.

El cortisol es responsable de los cambios fisiológicos, como la rápida descomposición de las grasas y los carbohidratos y el aumento del azúcar en la sangre para obtener energía inmediata, y la represión del sistema inmunológico para concentrar la energía del cuerpo en la tarea potencialmente mortal que se está llevando a cabo.

¿Qué es el HIIT?

Un entrenamiento HIIT Montecarmelo consiste en sesiones cortas de trabajo intenso con periodos de descanso, es decir, un trabajo intenso durante un periodo corto de tiempo que puede ir desde los 30 hasta los 60 segundos, seguidas inmediatamente con un descanso que puede durar el mismo tiempo o algo menos.

Este ciclo de trabajo intenso y descanso se repite entre 3 y 10 veces, dependiendo del entrenamiento.

Entre los beneficios fisiológicos positivos del entrenamiento funcional HIIT se encuentran el aumento del metabolismo después del ejercicio, la mejora de la composición corporal y la perdida de grasa.

Notaremos cambios en nuestro cuerpo en poco tiempo siempre que el entrenamiento funcional HIIT se realice de forma adecuada y respetando los tiempos de recuperación postentrenamiento.

Sólo se necesitan unos pocos intervalos para experimentar un mayor nivel de energía en el cuerpo, que está influenciado por una fluctuación de hormonas, especialmente el cortisol.

Cómo afecta el HIIT a los niveles de cortisol

Parte de lo que hace que el entrenamiento funcional HIIT sea tan eficaz es esta respuesta de cortisol que genera.

A medida que nuestro cuerpo empieza a moverse lo más rápido posible, tu cerebro entiende ese ejercicio como un estrés y se empiezan a liberar hormonas entre ellas el cortisol. Es el momento en el que el cuerpo empieza a mejorar metabólicamente para que ante la próxima prueba estresante tengamos mejor respuesta.

Síntomas de la subida del cortisol

El problema con el cortisol es que cuando nuestro cuerpo tiene demasiado -ya sea por estrés físico o psicológico- flota libremente en el torrente sanguíneo, provocando síntomas negativos que se arrastran en tu vida diaria.

El síndrome de sobreentrenamiento tiene algunas causas fisiológicas, que pueden incluir un nivel elevado de cortisol. Los síntomas del síndrome de sobreentrenamiento incluyen:

  • Fatiga crónica
  • Fatiga muscular o una notable disminución de la potencia durante el ejercicio
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Falta de motivación física y psicológica
  • Cambios en los patrones de sueño o insomnio
  • Sensación de ansiedad
  • Sistema inmunitario reprimido y enfermedades constantes

Cuando tu cuerpo está sobrecargado por un desequilibrio de cortisol, cualquiera de estos síntomas puede estar presente, incluso cuando no has hecho ejercicio en los últimos días.

Como hemos mencionado al principio del artículo, no podemos excedernos de la realización del entrenamiento funcional HIIT ya que un exceso del mismo puede confundir a nuestro cerebro para que señale una respuesta de estrés incluso cuando nuestro cuerpo está en calma o en reposo.

Las tareas cotidianas, como preparar la comida, limpiar la casa o conducir hasta el trabajo, pueden hacer que te sientas demasiado estresado o cansado ya que tu cuerpo está malinterpretando el estrés cotidiano como un estrés intenso provocado por un entrenamiento HIIT.

Debido a que el HIIT solicita una reacción tan poderosa de nuestro sistema nervioso simpático, es muy importante dar prioridad a la recuperación cuando sus entrenamientos son frecuentemente de alta intensidad.

La importancia de la recuperación

Al contrario que el sistema nervioso simpático, el sistema nervioso parasimpático es responsable de enviar al cuerpo al modo de descanso, digestión y recuperación.

La recuperación tanto dentro del entrenamiento HIIT, es decir, en los periodos de descanso entre intervalos de intensidad como en los días de recuperación entre las sesiones de entrenamiento funcional son claves para obtener unos resultados óptimos en los entrenamientos funcionales HIIT

La calidad de tu recuperación también es importante, y puede mejorarse con diferentes prácticas, entre ellas

  • El sueño
  • Una buena nutrición e hidratación
  • Meditación y ejercicios de respiración lenta
  • Rodillo o pelota de FOAM
  • Abstenerse de hacer ejercicio intenso

SI su cuerpo se encuentra sometido constantemente a un estado de estrés alto, los efectos del HIIT vas a ser negativos y perjudiciales para nosotros.

Reconozca el estado de estrés de su cuerpo, tanto psicológico como físico, y si siente alguno de los síntomas de advertencia mencionados, tómese un tiempo adicional para dejar de hacer HIIT.

El entrenamiento funcional HIIT debe realizar como máximo 3 días por semana dejando jornadas de descanso entre cada sesión de entrenamiento HIIT.

Periodizar su programa de entrenamiento en un ciclo mensual es una buena manera de prevenir los síntomas perjudiciales del sobreentrenamiento, dejándose algunos días que no incluyan entrenamientos de HIIT.

Aunque el HIIT fortalecerá tu cuerpo en muchos aspectos, debido a la respuesta de cortisol que genera, el cuerpo lo percibe como estrés.

Programa bien tus rutinas de ejercicios intercalando jornadas de entrenamiento funcional HIIT con días de entrenamiento funcional personal y entrenamiento de fuerza con cargas y en nuestra clínica de Fisioterapia y entrenamiento personal en Montecarmelo y te ayudaremos a conseguirlo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *